Growth Hacking Puro Vs Empresarial

Con miles de ejemplos y definiciones sobre growth hacking en la red, no he encontrado ninguna todavía que haga la vital diferenciación: growth hacking puro y growth hacking empresarial.

growth hacking puro vs empresarial

Para mí, ser una growth hacker no ha sido una elección.

Las circunstancias me lo han impuesto, cambiando mi forma de entender los negocios y mi futuro profesional (no quiero ponerme melodramática pero diría también mi forma de entender la vida, snif, snif…).

Y es que he pasado de trabajar para una start up, a una multinacional gigantesca, aprendiendo en ambos casos lo bueno y no tan bueno de cada uno de los dos modelos.

En la start up, aprendí sin querer la esencia del growth hacking, mucho antes incluso de que existiera el término. Llamo esencia a comprender y asimilar, que para crecer y llegar a lo más alto, es necesario:

– empaparte y conocer hasta el último rincón del negocio (escuchar a los usuarios, probar el producto, hacer de todo un poco dentro del proyecto/negocio)

– buscar soluciones creativas a los problemas. Ideas que reduzcan lo máximo posible el tiempo de resolución de ese problema; métodos que hagan manipulable por el menor número de recursos/personas la gestión de ese problema.

Con estas dos premisas, triunfarás. Incluso aunque tu negocio sea (como digo muchas veces de broma) un negocio de venta de caca online.

Si escuchas y comprendes el producto al máximo nivel de detalle, conseguirás buenas ideas de growth hacking para hacer despegar tu idea hasta lo más alto.

¿Por qué es obligatorio separar en dos tipos el growth hacking?

Porque no es lo mismo ser una start up con 1.000 euros de presupuesto en marketing, que una multinacional con 1.000.000 de euros para tele, digital, acciones street, etc, etc.

Inciso: sea como fuere, en mi opinión siempre debemos intentar (aunque tengamos un presupuesto millonario) ahorrar costes y apretar precios a nuestros proveedores (¡odiadme agencias de publicidad juaaa juaaa juaa!).

Entonces como no todas las empresas, proyectos o ideas están en igualdad de condiciones, no podemos generalizar tácticas o técnicas growth hacking.

growth hacking puro

Growth hacking puro es por tanto la estrategia, el método, donde rozaremos el black hat y la línea de lo legal/ilegal (o moral e inmoral).

Es la forma de hacer crecer un negocio sin recursos, sin haber constituido la empresa incluso, me da igual.

Es buscar vías de crecimiento con lo poquito que tenemos (que normalmente será ingenio y tiempo).

growth hacking empresarial

Growth hacking empresarial. Es la estrategia growth con pasta, donde el abanico de ideas se triplica al tener un respaldo económico (por ejemplo Airbnb y su acción con fotógrafos que puedes ver en mi post El legendario “hack” de Airbnb a Craiglist).

Lo considero por tanto, menos “hack” que el puro, igualmente respetable y con otro tipo de impedimientos: al ser una empresa formal, con renombre, no podremos hacer tantas fechorías como quisiéramos, por ejemplo.

Sé que es injusto utilizar el término empresarial, y no pretendo restar creatividad ni mérito a los growth hackers de empresas grandes, o con presupuestos más altos que los de una start up normal. Pero era eso o llamarlo growth hacking para pijos 😀

Y tú, ¿crees que el growth hacking es independiente del presupuesto que tengamos? ¿Me aconsejas otro nombre para el growth hacking puro o empresarial?

¡Vivir es compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *